El pan de espelta me gustaba la primera vez que lo hice, y por cada vez que lo hago me gusta más…

Día 1 (noche)

100g de madre de trigo
200g de harina de trigo
200g de agua tibia

Mezclamos todos los ingredientes en un bol y dejamos reposar durante la noche.


Día 2 (mañana)

la masa de ayer
450g de agua tibia
250g de harina de trigo
500g de harina de espelta integral
25 g de miel ecológica
20 g de sal

Mezclamos todo excepto la sal en la amasadora durante unos 5 minutos a velocidad baja. Subimos la velocidad y amasamos otros 5 minutos. Luego añadimos la sal y dejamos otros 5 minutos más o menos, hasta tener una masa pegajosa pero flexible. Dejamos reposar en un recipiente untado de aceite. Cada 45-60 minutos doblamos la masa dentro del recipiente para estirarla. Mi masa tardó bastante en doblar su tamaño, unas 8 horas. Creo que ha sido porque la masa madre había quedado un poco floja. Las últimas horas puse el recipiente cerca de la ventana, que empezaban a mostrarse los primeros rayos de sol.

Enharinamos la mesa de amasar y sacamos la masa con cuidado. La dividimos en dos y estiramos un poco cada masa a un rectangulo, las doblamos a lo largo una vez formando dos barras las cuales colocamos en un papel de horno. Pasamos el papel a la bandeja caliente y horneamos a 250º (echando un par de cubitos de hielo en una fuente que hemos colocado en la parte baja del horno). Después de 10 minutos bajamos la temperatura a 200º y colocamos un termómetro en uno de los panes. Dejamos hornear hasta que alcance 96º en el interior. Sacamos los panes y los dejamos enfriar en una rejilla.

Anuncios